El Canodromo

Me han llamado drogadicto, han apostado que era homosexual. Pero nunca he oido decir que sea un genio.

Thursday, May 08, 2008

Con aquella


Cada mañana, charlaba con la abuela sentado en su cama:

Abueliña, abueliña, qué ollos máis grandes téis.

Se echaba a reír y, todavía con lagrimones, me cogía de la mano:

Cuando veo dibujos en los periódicos me acuerdo de ti.

Las palabras recorrían extraños vericuetos a la velocidad de la luz, entre el pasado y el presente, pero siempre acabábamos igual:

¿Sigues con aquella rica?

Sí. Me quiere mucho.


Ella sabía que yo mentía. Yo sabía que ella sabía que yo mentía. Ella sabía que yo sabía que ella sabía que yo mentía.

Me alegro. Chasqueaba la lengua. Un parche siempre arregla un descosido.

(La viñeta, del genial Chumy Chumez)

1 Comments:

Anonymous Marta said...

Las abuelas y los parches, arreglando descosidos. Sietes, desgarrones y demás desastres.

11:49 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home