El Canodromo

Me han llamado drogadicto, han apostado que era homosexual. Pero nunca he oido decir que sea un genio.

Tuesday, June 17, 2008

Poco, nada; hoy. Y ahora


Y sin embargo, después de la catarsis, quedaban siempre esas punzadas gélidas de pura tristeza que le atravesaban las pupilas hasta la garganta. Todo lo que había sido capaz de prometerle fue cuidarla. Yo te cuido, pase lo que pase. Y luego: te querré siempre. Hace tiempo de aquello, pensó, pero cuánto, mucho o poco. Podría haber sido ayer, hace una semana, dos meses, tres años, qué mas da. Cerca. La distancia en el tiempo se mide por la intensidad de los recuerdos, pase lo que pase: poco, nada; hoy.

Y ahora:

- Decirte cosas feas me deja hecho polvo...

- Pues... vaya... menos mal.

- Ya sabes, si sabes que... te quiero mucho. Quererte es una de las pocas cosas, una de las pocas que sé seguro de esta vida.

- No creo.

- ...

- ... creo que estas loco...

- Pero es verdad.

- ... que no sabes lo que dices.

- Vale. A ver. Bueno. Bueno. Bien, estoy loco y digo cosas que no sé. Pero ésta sí.

- Yo... es que no lo entiendo porque... soy insoportable. No me lo explico. No... no sabes lo que dices.

- Sé, pero tampoco me lo explico.


(La imagen pertenece a la videocreación de Mabel Palacín, La Distancia Correcta)

5 Comments:

Anonymous Marta said...

Hay cosas inexplicables que las sé con una certeza absoluta. Y otras perfectamente explicables -incluso científicamente explicables- de las que no tengo ni la menor idea. Y me gusta que sea así.

3:48 AM  
Anonymous Anonymous said...

Falta:

- A veces te estrangularía.

No sé, digo, por que se suele decir.

11:18 AM  
Blogger J. said...

Hay quien dice esas cosas. Qué animal.

11:33 AM  
Anonymous Anonymous said...

Cual, ¿un vacuno?.

11:42 AM  
Blogger J. said...

Pues bastante vacuno. Sí. Por ejemplo.

12:56 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home