El Canodromo

Me han llamado drogadicto, han apostado que era homosexual. Pero nunca he oido decir que sea un genio.

Thursday, December 06, 2007

Algo comercial


Cada tarde, el taller me condena a oír las mismas canciones cientos de veces. Se ve que a los niños les gusta Los 40. Órdenes. Yo sudo en cuanto se me cuela cualquier estrofa extraviada, siempre la misma con las palabras cambiadas de orden.
Los días sin siesta soy proclive a quedarme ensimismado al son de los clichés, sufriendo luego repentinos ataques de ansiedad: igual yo, igual. Y escudriño en mi escasa memoria literaria, si por casualidad hubiera caído también en la repetición de lo repetido, cortando y pegando sólo en otro orden frases hechas hasta llegar al vacío. Mantras, quizá, tanteo el pretexto del que busca la nada repitiendo. Mantras.

Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero
Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero
Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero
Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero
Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero
Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero
Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero
Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero
Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero Te quiero

4 Comments:

Blogger am said...

Empezando por la tonadita "loos cuarenta principaleeeees", que creo que aquí es la misma que allá. Jaja.

7:57 AM  
Anonymous Marta said...

Hoy siesta, derecho constitucional. Y ningún cliché: tú sólo igual que tú.
Mantras, muchos aunque quizá con otros nombres pero siempre palabras: expresiones, frases hechas, oraciones. O te quieros.

8:06 AM  
Anonymous bufón said...

Varias cosas. Lo de Gasol no es sólo una ida de pinza, si no un comentario al hilo de "naranjas tipo Pau Gasol", o algo así. Sólo quería exponer la supravaloración de tanta estrella, rutilante o no. Por otro lado, los documentales no tienen por qué provocar una siesta. Ya estamos generalizando , pecado del cual todos y todas somos culpables. A un documental lo juzga la calidad en sus diferentes valores. ¿O es que todos los cuadros son falsos y vendidos? Para acabar, la gente no habla de "A" o "B". Más bien se apega a una, sin negar la otra, para quedarse con la intermedia. Quizá. Puede que no. A saber

8:24 AM  
Anonymous Anonymous said...

Se te va la pinza clementina

11:13 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home