El Canodromo

Me han llamado drogadicto, han apostado que era homosexual. Pero nunca he oido decir que sea un genio.

Wednesday, July 30, 2008

Criptograma


Me tendió unos papeles doblados por la mitad.

He hecho esto, mira. Míralo, por favor.

¿Aquí?

Sí, ahora.

No me echaré a llorar... ¿verdad?


Habíamos dejado de hablarnos por algo que ya ni siquiera recordaba. Eran dos hojas arrugadas con dibujos a tinta. Parecía un cómic. El primero de los folios estaba emborronado y plagado de criptogramas con diferentes grafías que me recordaron a la Piedra de Rosetta. No entendí nada.

No entiendo nada, le dije.

No importa.


El segundo se componía de una secuencia formada por pequeñas viñetas mudas en las que una chica -ella- descendía por unas escaleras: cientos, miles de peldaños. En el último dibujo, la chica llegaba a una inmensa sala blanca y decía -ponía-, al fin: dónde has estado tan lejos todo este tiempo, Javi.

(La fotografía es de contemporaneas)

1 Comments:

Anonymous La cenicienta number one said...

Muy bonito, muy bonito.

2:09 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home