El Canodromo

Me han llamado drogadicto, han apostado que era homosexual. Pero nunca he oido decir que sea un genio.

Friday, July 11, 2008

Desaparecido



No denuncié la desaparición de Picio pero sí marqué, con curiosidad, mi número tres o cuatro veces a lo largo de la tarde: saltaba el contestador al quinto tono. Mierda. No dejé un solo mensaje, qué iba a decir.
En sanfermines se pierde todo: carteras, móviles, gorros, zapatillas, calzoncillos, sujetadores, pulseras, petacas, gafas de sol, pistolas de agua. Se pierden amigos, novias y también uno mismo se pierde. Yo había extraviado al feo y mejillonáceo Picio, con su memoria llena de mensajes y números y fotografías y vídeos brevísimos. Y en cierto modo suponía un alivio. Perder un móvil es lo más parecido a empezar de cero.



EPÍLOGO:

Picio apareció horas mas tarde en el buzón, abrazado al sobre de la factura de Movistar. Me miraba con sorna. Eso creo.



(La fotografía es de José Luis Ollo)

2 Comments:

Anonymous Marta said...

¿Empezar de cero es, en verdad, un alivio?

6:37 AM  
Blogger am said...

Sólo andaba de parranda.

7:44 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home