El Canodromo

Me han llamado drogadicto, han apostado que era homosexual. Pero nunca he oido decir que sea un genio.

Wednesday, August 20, 2008

Ella nunca queria postre


Nos queríamos pero

"No quiero postre, tomaré un té", decía ella siempre. Y al rato, el camarero sacaba mi tarta de queso, una rica y compacta bomba de relojería gastronómica con tantas calorías que podría echarse a andar. Mientras le servían su aguachirri y me frotaba las manos, ella miraba mi plato con la boca en los ojos: "¿puedo... probar un poco?". "Sí, claro", le contestaba, un "sí" que era un sutil "mejor mátame". Le pasaba el plato, claro, qué podía hacer. Empezaba ella poco a poco, manchando el canto de la cucharilla con la mermelada de una de las esquinas. Después se aceleraba y engullía como un pavo y, cuando al fin me devolvía el plato, ya no quedaban ni manchas que lamer.
Luego, sin un atisbo de culpa, se bebía a sorbitos el té.

7 Comments:

Blogger am said...

Decía mi papá: "cuando dos se quieren mucho, con uno que coma basta". Y ahí está.

9:34 AM  
Blogger Ander Izagirre said...

¿Eres feo?

9:41 AM  
Blogger am said...

Pero en realidad lo decía de broma.

9:53 AM  
Blogger J. said...

Tu padre decía bien, Am. Bien bonito.
Sí, sí, Ander. de hecho es un comentario rescatado -y remozado- de el blog de eresfea.

10:06 AM  
Blogger servidora said...

:-D

12:38 PM  
Anonymous Allendegui said...

Yo no quiero té, quiero postre.

1:22 PM  
Blogger eresfea said...

Conozco esta historia. Cuánta tensión se respira en los postres, cuánta falsa renuncia... Je.

6:16 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home