El Canodromo

Me han llamado drogadicto, han apostado que era homosexual. Pero nunca he oido decir que sea un genio.

Saturday, January 17, 2009

Juventud



Pero la más brutal es decir que tenga miedo: miedo de escribir, miedo de las mujeres. Tal vez ponga mala cara a los poemas que lee en Ambit y Agenda, pero al menos están impresos, están en el mundo. ¿Cómo va a saber si los hombres que los escribieron se pasaron años debatiéndose con las mismas exigencias que él ante la página en blanco? Se debatieron, pero al final recuperaron la compostura y escribieron lo mejor que pudieron lo que tenían que escribir, y lo enviaron por correo y sufrieron la humillación del rechazo o la humillación equivalente de ver sus efusiones en fría impresión. Del mismo modo, estos hombres habrían encontrado una excusa, por pobre que fuera, para hablar con alguna chica guapa en el metro, y si ella girase la cabeza o dejase caer algún comentario mordad en italiano a alguna amiga, bueno, habrían encontrado el modo de sufrir el revés en silencio y al día siguiente lo habrían vuelto a intentar con otra chica. Así es como se hace, así es como funciona el mundo. Y un día, estos hombres, estos poetas, estos amantes, tendrán suerte: la chica, no importa la excelencia de su belleza, les responderá, y una cosa llevará a otra y sus vidas se transformarán, las de ambos, y punto ¿Qué mas hace falta que una obstinación estúpida e insensata como amante y escritor unida a la buena disposición a fracasar una y otra vez?

(De Juvetud, J.M. Coetzee)

1 Comments:

Anonymous Marta said...

Una gabardina raída y la secreta convicción de que un día, lejano seguramente, les cambiará la vida.

10:07 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home