El Canodromo

Me han llamado drogadicto, han apostado que era homosexual. Pero nunca he oido decir que sea un genio.

Monday, August 13, 2007

Entre sus amigos


Antes de comer, Peter y yo hablamos de las personas que compartíamos. Situamos a cada una en el presente -qué tal está, qué hace-. El sonreía, bromeaba y, de vez en cuando, hacía observaciones ingeniosas; cuando asentía, irradiaba satisfacción, cierto orgullo. Se le veía en su salsa, así, apurando el cigarrillo, entre sus amigos.

P.D: Nos quería mucho.

4 Comments:

Anonymous here comes the sun said...

Eso es lo realmente importante en la vida: saber querer y querer.

3:43 AM  
Anonymous Anonymous said...

no son muchos los que se van de este mundo rodeados de amigos fieles hasta el fin.

pd: tremenda imagen me encanto, con que la pintaste?

7:49 AM  
Blogger eresfea said...

Ése era su tesoro.
Y sabíamos que lo era, que lo éramos, que los somos.
Peter cedió a la tentación del Bien. Siempre fue más bueno que justo; por eso y porque era un maravilloso anacronismo con piernas, decían muchos que era de difícil carácter (nada de eso). Raro sí era, ¡gracias a Dios!

8:08 AM  
Blogger J. said...

Peter es idéntico a sí mismo. Hacía saltar las normas de la apariencia y todo convencionalismo por los aires. Le aburrían. Un tío de esa talla -siempre veía a vista de pájaro- descolocaría a muchas personas.

2:35 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home