El Canodromo

Me han llamado drogadicto, han apostado que era homosexual. Pero nunca he oido decir que sea un genio.

Sunday, February 01, 2009

Qué ruido es ese








Cada cierto tiempo, Paula me envía notas de prensa sobre The Beatles que, por cuestión de espacio, se quedan fuera del periódico; galletitas informativas que hacen las delicias de cualquier beatlemaniaco. Hace algunos meses, por ejemplo, leí una teoría nueva acerca de la procedencia del hombre huevo (the eggman, de la canción I'm the walrus) que disfruté mucho, decía: Se trata de Ted O'Dell, quien en 1967 trabajaba de repartidor de huevos en Newquay y coincidió con los Beatles en un "pub" de esta ciudad británica.

El viernes, el teletipo hacía eco del 40 aniversario del memorable concierto en la azotea de Apple Records, en Saville Road (Londres), iterrumpido por Scotland Yard, ante las quejas de de un comerciante de lana del inmueble adyacente. Es una auténtica vergüenza, pongan fin a este maldito ruido, protestaba el buen hombre. Las imágenes del grupo tocando y los transeúntes intentando comprender qué estaba sucediendo a esas horas de la mañana en plena calle son emocionantesLa policía siempre me decepciona. Algún vecino los llamó, cuando subieron yo estaba tocando y pensé 'Ojalá me lleven a rastras.' -"¡deje de tocar ahora mismo!"- porque nos estaban filmando y habría quedado genial que los polis se hubieran cargado la batería a patadas y eso. Naturalmente, no lo hicieron, solo balbucieron "tienen que bajar el volumen." Podría haber sido fabuloso, bromearía Ringo en una entrevista para Antholgy. Las últimas palabras del evento corrieron, como no, a cargo de John: Me gustaría decir 'gracias' en nombre del grupo y espero que hayamos superado la audición.

1 Comments:

Anonymous Marta said...

No sé si se fueron pronto o yo llegué tarde. Pero me habría encantado estar allí para decirles "hasta siempre" y darles las gracias.

9:16 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home