El Canodromo

Me han llamado drogadicto, han apostado que era homosexual. Pero nunca he oido decir que sea un genio.

Monday, November 26, 2007

Incluso tu ausencia es presencia. Solo tu ausencia es presencia


Garrapateó, en el papel pautado del cigarrillo, las notas de una sinfonía que se consumió, áfona, en el fulgor anaranjado del tabaco. Luego se quedó observando los jirones de humo azul en el aire, un instante, hasta que desaparecieron por la rendija de la claraboya. Recogió la ceniza de la mesa con la palma de la mano y la introdujo en un sobre con solapa de cierre de pico. Lo fechó a pulso con la pluma de tinta escarlata, escribió el remite y lo guardó, como cada mañana, en el tercer cajón del escritorio.

5 Comments:

Anonymous angela said...

javi!!!
¿que hago?

1:56 PM  
Blogger María said...

ala... me gustaria poder oir esa sinfonia... o los restos...

Me gusta mucho esta entrada!.

2:50 PM  
Blogger am said...

Cuánto misterio... me gusta!

3:28 PM  
Anonymous Marta said...

Qué bien escrito, Javi. Para -no- variar. Lo he repasado varias veces: su lectura esconde una melodía.

6:40 AM  
Blogger Vida said...

Lo poco que me me gustan los cigarrillos y lo mucho que me gusta leerlos.
Me encanta la idea de la sinfonía que desaparece.
Eres genial.

2:06 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home